miércoles, 21 de mayo de 2014

672.- "Es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo"

Autor: Abraham Lincoln Abraham Lincoln fue uno de los más queridos y respetados presidentes de los Estados Unidos. Su biografía es bien conocida, desde su humildísimo nacimiento a su asesinato en un teatro a manos de un actor, pasando por la guerra civil estadounidense y su decisiva intervención para abolir la esclavitud en su país. Pero quizá no tan conocida es una carta que escribió al profesor de su hijo en el año 1830. A pesar de que esta carta fue escrita ¡hace casi hace 200 años!, sigue siendo una inspiración y parece que fue escrita ayer mismo.

«Querido profesor, él tendrá que aprender que no todos los hombres son justos, ni todos son sinceros, pero por favor dígale: “Que para cada villano hay un héroe”... “Que para cada egoísta hay también un líder dedicado”; enséñele, por favor, que para cada enemigo habrá también un amigo; enséñele que vale más una moneda ganada que una moneda encontrada.

Enséñele a perder, pero también enséñele a saber gozar de la victoria; apártelo de la envidia y dele a conocer la alegría profunda de la sonrisa silenciosa.

Hágalo maravillarse con los libros, pero déjelo perderse con los pájaros en el cielo, las flores en el campo, los montes y los valles.

En los juegos con los amigos, explíquele que la derrota honrosa vale más que la victoria vergonzosa, enséñele a creer en sí mismo, igual solo que contra todos.

Enséñele a ser amable con los amables y severo con los rudos; enséñele a no entrar nunca en el tren simplemente porque los otros entraron. Enséñele a escuchar a todos, pero a la hora de la verdad a decidir solo.

Enséñele a reír cuando esté triste y explíquele que a veces los hombres también lloran.

Enséñele a ignorar las multitudes que reclaman sangre y a luchar solo contra todos si él cree que tiene la razón.

Trátelo bien, pero no lo mime, pues solo la prueba del fuego hace el verdadero acero; déjelo tener el coraje de ser impaciente y la paciencia de ser corajudo.

Transmítale una fe sublime en el creador y fe en él mismo, pues solo así podrá tener fe en los hombres.

Yo sé que estoy pidiendo mucho, pero vea lo que pueda hacer, querido profesor.»

Abraham Lincoln, 1830.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

671.- "La lógica te llevará de A a B. La imaginación te llevará a todas partes"



Einstein nos dejó, aparte de sus famosas e invaluables teorías, algunas frases antológicas que en este blog dedicado al repaso, devoción y comentario de las mejores citas célebres, siempre son bienvenidas. De hecho, la que traigo hoy hasta aquí no es la primera (ni será la última tampoco) de las frases que recojo atribuidas al físico de origen alemán.

Pero: ¿es correcta la atribución de todas esas frases que se le endilgan mayoritariamente a Einstein? Recopilando, y por ejemplo: «Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.» «Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.» «Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.» «Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.» o «La imaginación es más importante que el conocimiento.» Pues lo más probable, sucede casi siempre así, es que una parte de estas citas estén solo mal atribuidas, y otras si resulten genuinamente ciertas y producto del talento, por otra parte infinito, de uno de los premio Nobel más populares de la historia.

Berlín, 1929. El poeta y el periodista George Sylvester Viereck tuvo ocasión de realizar una entrevista al siempre reacio a los medios de comunicación, y ya físico superestrella en aquel momento, Albert Einstein.
(La entrevista fue publicada en el Philadelphia Saturday Evening Post , 26 de octubre de 1929)

La primera pregunta del periodista fue: "¿Cómo explica sus descubrimientos: a través de la intuición o de la inspiración?" Y Albert Einstein respondió: "Las dos cosas. A veces siento que tengo razón, pero no sé en qué. Cuando dos grupos de científicos diferentes se plantearon probar mi teoría, yo estaba convencido de que la confirmarían. No me sorprendió cuando los resultados validaron mi intuición. Soy lo suficientemente artista como para dibujar libremente sobre mi imaginación, que creo que es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación rodea al mundo".

Pues ahí tenemos la procedencia de esta cita universalmente popular: "La imaginacion es mas importante que el conocimiento." Y resulta algo extraño detectar una indudable autoría, porque es bien cierto que hallar el origen de ciertas frases se torna, la mayor parte de las veces, tarea imposible, y así vemos citas maravillosas puestas en boca de distintos personajes y en épocas variadas. Aquí también funciona la imaginacion y cuando alguien no sabe a quién corresponde determinado pensamiento, suele achacárselo al más conocido del campo del que trata la cuestión, sin que nadie lo ponga en tela de juicio.

El aforismo de Einstein ("La imaginacion es mas importante que el conocimiento") refleja un tema recurrente en el pensamiento humano. La antigua dicotomía entre lo que sabemos y lo que soñamos que, de alguna forma, se encuentra presente en todos los campos de la actividad intelectual humana. 

Más que términos antagónicos, imaginación y conocimiento son conceptos complementarios. El conocimiento facilita la continuidad, mientras que la imaginación facilita el cambio. El conocimiento nos une a una existencia a veces opresiva, estricta y ordenada, la imaginación nos ayuda a escapar de ella. Pero la imaginación no solo es una forma de evasión, también es algo mucho más serio: una herramienta para facilitar la supervivencia. Imaginando, damos un paso más allá de lo que conocemos en el futuro o en otros mundos. Vemos alternativas y posibilidades que nos permiten trabajar para alcanzar nuestras metas.

En el plano afectivo y sentimental de la persona, la imaginación ejerce una función importante. Primero como causante de variaciones en el estado de ánimo: mediante la imaginación podemos provocarnos sentimientos de tristeza o de alegría a través de la creación de situaciones o imágenes conflictivas o placenteras. Y en segundo lugar podemos utilizarla en sentido inverso: para atenuar o reforzar una sensación. Cuando nos sentimos deprimidos o «bajos» de ánimo, podemos compensar nuestro estado con la fantasía y la ilusión del ensueño («soñar despierto»).

Un grupo de científicos ha tratado de descubrir dónde se localiza en nuestra mente la imaginación. ¿Es fruto de una compleja red neuronal o por contra existe una situación específica en el cerebro? Esta cuestión fue la que se plantearon investigadores del Dartmouth College de Hanover. Su hipótesis central se basaba en plantear si la imaginación era el producto de varias redes neuronales distribuidas en zonas como el córtex frontal, parietal y occipital. Y como previeron en un principio, la conclusión es que creatividad es consecuencia de una compleja actividad de nuestras redes neuronales, de forma que más que uno, existen distintos espacios mentales dónde se crea y trabaja la imaginación.

Tal y como decía James Watson, "el cerebro es lo más complejo que se ha descubierto hasta la fecha en el universo". Explorar cómo se forja nuestra imaginación y creatividad, nos hace ser capaces de indagar un poco más en lo que nos hace únicos como especie.

En Instagram @frasesparacambiar