domingo, 17 de enero de 2010

151.- "Estamos hechos de cicatrices, depende de nosotros cerrarlas o dejarlas sangrar"

Autor: Luciano Arcuri. Hoy nos corresponde hacer limpieza en el trastero. Si, ese lugar en el que vamos apilando cualquier cosa que nos ha dejado de ser útil o aquellas otras que han pasado ya de moda o las que creemos que no vamos a utilizar en un plazo razonable de tiempo; aunque luego el propio tiempo nos desmiente y nos demuestra que no volvemos a utilizarlas nunca. Algunos tendrán el trastero en planta baja y otros tendrán en forma de garaje o de desván. Por tanto, un lugar no para vivir, sino para aparcar objetos o recuerdos y visitar eventualmente. ¿Me sigues?

Bien, la limpieza que te propongo no va a requerir esfuerzo físico, pero si mental, ya que se trata de liberarnos de todo lo que nos sobra y que mantenemos aún, a sabiendas de que no nos hace falta para nada en nuestro presente y que no es mas que una carga de equipaje extra que nos impide avanzar más ligeros.

La vida se compone de etapas que tienen un principio y tienen un fin. Ninguna de ellas es eterna y, por lo tanto, es conveniente cuando llega el cambio de ciclo, no mantener ninguna expectativa de revertir la situación y retornar al pasado. La regla universal es estricta: lo que queda atrás no vuelve más. Y no lo hace, porque ya nada es como lo dejamos y ni tan siquiera parecido. El mundo gira y evoluciona de forma constante y nosotros ya no somos los mismos que fuimos ayer y, por ello, tampoco podemos pretender que el resto del mundo, o lo que en él se encontraba, lo siga siendo.

Todos tenemos cosas encima de las que nos debemos desprender y sin dolor, por supuesto. Fue, lo vivimos y pasó y por generosidad hacia el mundo en el que estamos ahora y, sobre todo, con quienes habitan en él, debemos de cerrar definitivamente las puertas al ayer y pensar que lo que queda por venir será mucho más apasionante y mejor que aquello que ya hemos vivido. Y para lo que te llegue habrás aprendido que no te debes aferrar demasiado, porque también pasará, y más allá te estarán esperando futuros que ni siquiera imaginas y a los que tendrás que cerrar de nuevo esta puerta que -tal vez hoy mismo- has abierto.

Recuerda las palabras del inventor del teléfono Alexander Graham Bell: "A veces nos paramos tanto tiempo a contemplar una puerta que se cierra que vemos demasiado tarde otra que se abre".

¿Has dejado el "trastero" limpio? Bien, porque siempre es bueno que las cosas estén ordenadas. Ahora tienes por delante un buen trozo de vida para llenarlo de cosas completamente nuevas. No juntes demasiadas, que luego ya ves lo que cuesta desprenderse de ellas.

Reflexión final: Vete a celebrarlo.

En Instagram @frasesparacambiar