lunes, 11 de enero de 2010

145.- "La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia"

Autor: Anónimo. Esta frase me la enviaron por correo (gracias a cuantos las mandáis) y aunque desconozco su autoría, me ha parecido tan bella y con tanto "sentido y sensibilidad", que no cabe otro gesto que destacarla.

La cita nos permite también comentar un viejo fenómeno que nos ataca de manera cíclica:  la espera de la gran felicidad, mientras que vamos despreciando las pequeñas alegrías cotidianas. Esperar, sin hacer otra cosa que esperar y mientras se espera, la vida vamos gastando y, sin embargo, algunos no se cansan nunca de esperar... sin saber que lo que les espera quizá ya no les está esperando.

Una cosa es tener esperanza en que algo acontezca y otra, muy distinta, hacer que todo se detenga hasta su llegada. Seamos suficientemente coherentes para vivir cada día con entusiasmo, porque: ¿esperar a qué? ¿A un cambio del viento?, Hay rachas eternas. ¿A un cambio de opinión? Hay gente que nunca la cambia. ¿A un golpe de fortuna? La fortuna no suele llegar siempre de golpe. ¿A un milagro?, bien, no digo que no ocurran, pero son tan escasos.

Esperemos todo eso si queremos y hagámoslo con confianza, pero, por favor, no aplacemos absolutamente nada por ello y no dejemos de disfrutar ni un sólo día de nuestra vida. No dejemos de prepararnos para aprender o para mejorar. No dejemos de conocer, amar, sentir, gozar, reír... vivir, en suma. Sea bienvenido lo que estamos esperando cuando ello nos alcance, (anhela algo por suficiente tiempo y ya no lo querrás, dice un proverbio Chino), pero mientras tanto vivamos.

Reflexión final: aprende a bailar bajo la lluvia, porque la tormenta (cabe esa posibilidad) puede que nunca llegue a pasar.

En Instagram @frasesparacambiar