jueves, 11 de octubre de 2012

631.- "No somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual. Somos seres espirituales teniendo una experiencia humana"


Autor: Pierre Teilhard de Chardin No por manida y ampliamente difundida, la frase de hoy pierde su valor. Es una de mis citas favoritas, y si no la he incluido ya antes en esta antología, ha sido por el pudor que me provoca recurrir a lo que se ha repetido demasiadas veces con riesgo de hipertrofia. Pero le llegó su momento.

Cuando alguien me pregunta sobre el contenido de Frases para cambiar vidas, de entre todas las respuestas posibles, a mí me gusta siempre decir que se trata de un blog espiritual. No religioso, no de motivación o superación, no de autoayuda; espiritual.

Si profundizamos en el concepto de espiritualidad, podríamos afirmar que se trata del camino interior que permite a una persona descubrir la esencia de su ser; los valores y significados más profundos por los que vive. La creencia de que hay otra realidad, más allá de la material representada por el espíritu.

La espiritualidad existe dondequiera que luchamos por entender cómo encajan nuestras vidas en el gran esquema de las cosas. Encontramos temas espirituales a cada momento y nos preguntamos de dónde procede el universo o el no menos recurrente por qué y para qué estamos aquí, o qué sucede cuando morimos. También nos volvemos espirituales en el momento en el que, conmovidos por valores como la belleza, el amor, o la creatividad, nos parece descubrir que guardan un significado o un poder más allá de nuestro mundo visible.

Los filósofos, a través de muchas tradiciones, desde el estoicismo hasta el budismo, han sugerido que una práctica espiritual es esencial para el bienestar personal. Tales prácticas no incluyen, necesariamente, la creencia en seres sobrenaturales. Los autores contemporáneos también sugieren que la espiritualidad desarrolla la paz interior y crea una base para la felicidad.

Yen fin, la espiritualidad posee un significado algo diferente para cada uno. Para algunos, se trata de participar en la religión organizada: ir a la iglesia, sinagoga, mezquita, etc Para otros, es más personal: algunas personas se ponen en contacto con su lado espiritual mediante la oración privada, el yoga, la meditación, la reflexión tranquila, o también largas caminatas. Incluso los más escépticos no pueden prescindir del sentido de que hay algo más grande que el mundo concreto que vemos. 

Termino la entrada de hoy con un texto... espiritual. La escritora estadounidense Oriah es su autora, al igual que de varios best-sellers que la han hecho célebre. Este poema espiritual, La invitación, ha sido traducido a más de quince idiomas y es la aportación literaria más popular de Oriah.

La Invitacion - Oriah Mountain Dreamer

No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar en satisfacer el deseo de tu corazón.
No me interesa tu edad.
Quiero saber si te arriesgarías a parecer como un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.
No me interesa cuáles planetas están en armonía con tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu pesadumbre,
si las traiciones de la vida te han abierto,
o si te has marchitado y cerrado por el miedo al dolor futuro.
Quiero saber si puedes sentarte con el dolor,el mío o el tuyo,
sin intentar esconderlo, desvanecerlo o arreglarlo.
Quiero saber si puedes estar con la alegría,la mía o la tuya,
si puedes bailar con locura y permitir que el éxtasis te llene hasta la punta de los dedos,
sin advertirnos que seamos cuidadosos, que seamos realistas,
o que recordemos las limitaciones de los seres humanos.
No me interesa si la historia que me cuentas es verdadera.
Quiero saber si decepcionas a otros para serte fiel a ti mismo,
si puedes soportar la acusación sin traicionar a tu propia alma.
Quiero saber si puedes ser fiel, y por lo tanto ser confiable.
Quiero saber si puedes ver la belleza,aún cuando no sea bella todos los días,
y si puedes originar tu vida desde su presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso,el tuyo o el mío,
y no obstante pararte a la orilla del lago y gritarle a la luna "¡Sí!"
No me interesa saber en dónde vives o cuánto dinero tienes.
Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de pesar y desesperación,
cansado y golpeado hasta los huesos,
y hacer lo que se tiene que hacer por los niños.
No me interesa quién eres o cómo llegaste a estar aquí.
Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin rehuir.
No me interesa en dónde o qué o con quién has estudiado.
Quiero saber qué es lo que te sustenta desde adentro cuando todo lo demás desaparece.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo,
y si verdaderamente te agrada la compañía que buscas en los momentos vacíos.

En Instagram @frasesparacambiar